¿PODEMOS COMPRENDER MEJOR LOS PROBLEMAS DE COMUNICACION DE UNA PERSONA CON SOLO MIRAR SU CARA?

Los problemas de comunicacion pueden ser estudiados desde distintas perspectivas, una de ellas podría ser ver cómo influyen los distintos rasgos de personalidad en la comunicación entre las personas.

problemas de comunicacionLa morfopsicología, disciplina creada por el médico psiquiatra Louis Corman, estudia la orientación psicológica de los seres humanos a través de la forma de la cara. Parte de la idea de que existe una estrecha relación entre la forma, en este caso facial, de un ser humano y su vida interior.

En nuestro artículo de hoy, hablamos de la morfopsicología como una herramienta que nos puede ayudar a entendernos a nosotros mismos y a los demás, y a encontrar una explicación a muchos de los problemas de comunicación que existen.

Charlando con una amiga hace un par de días, me hablaba de un conflicto que había tenido con su actual pareja y que le estaba generando bastante tensión en la relación.

Una semana antes, le habían ofrecido una promoción dentro de su empresa. El nuevo puesto suponía una gran oportunidad de desarrollo profesional, además de un incremento notable en su actual salario aunque necesariamente tendría que cambiar su lugar de residencia a otro país. Le habían propuesto empezar a trabajar en el nuevo destino antes del verano para estar totalmente instalada en septiembre, con lo que contaba con poco tiempo para tomar la decisión.

Mi amiga me contaba que lo primero que sintió cuando se lo comunicaron fue una enorme alegría y satisfacción ya que se trataba de la promoción profesional más importante de su vida y un reconocimiento a su trabajo de los últimos diez años. Pensó en su pareja y las posibilidades de que éste pidiera un traslado en su compañía. Su empresa, una gran multinacional, tenía la sede central en la ciudad de destino y por el puesto que desempeñaba tampoco veía excesivas dificultades para que pudieran estar juntos en la misma ciudad en unos pocos meses. Para sus hijos, aún pequeños, sería la oportunidad perfecta para aprender otro idioma y vivir en otra cultura. Todo lo que veía eran ventajas.
Sin embargo, al llegar a casa y comentar con su pareja la situación empezaron los problemas: “todo eran dudas y objeciones”. Según pasaban los días él se encontraba más confuso, tenso e incómodo por la presión y evitaba a toda costa hablar de ello. Ella, se sentía angustiada y con ansiedad por la necesidad de dar pronto una contestación.

Según me iba contando lo sucedido, empecé a darme cuenta de que existía una relación entre los comportamientos relatados y los rasgos de personalidad asociados a la morfología facial de cada uno de ellos:

En el caso de mi amiga, dilatada de marco, con frente inclinada (retraído lateral), receptores abiertos, mentón puntiagudo y prominente (en retracción lateral) y muy tónica, nos encontramos con una persona con gran flexibilidad y capacidad de adaptación a distintos entornos, con rapidez de acción, tendencia a tomar decisiones con poco tiempo de reflexión y a darle pocas vueltas a las cosas.

Por otro lado, él de marco más estrecho, con la frente recta (retraído frontal), con receptores más pequeños y resguardados y más átono que ella, le hace presentarse como una persona con tendencia a pensarse más las cosas, a reflexionar los pros y contras, más introvertido, selectivo a la hora de relacionarse o elegir ambientes en los que sentirse cómodo y realizado, y tendente a mostrarse más reservado a la hora de expresar sus emociones.

A raíz de este análisis le hice una reflexión sobre la necesidad de entender la forma de actuar de su pareja a través de la comprensión de su personalidad y no desde un punto de vista subjetivo, sin juzgar. Terminó entendiendo que posiblemente necesitaría dejarle algo más de tiempo para reflexionar y tomar una decisión con la que él se sintiera seguro sin presionarle. Y, lo más importante, empezó a ver el conflicto con otros ojos, sin pensar que su forma de actuar se debía a que la quisiera menos o no se alegrara por sus éxitos.

Como hemos visto, la morfopsicología puede ser utilizada como una herramienta muy útil para el conocimiento y el desarrollo, tanto de nosotros mismos como de los demás. Por ello, en Comunicar con emoción la solemos incluir en nuestros cursos de formación, adaptando y completando su contenido según el campo profesional con el que estemos trabajando (salud, psicosocial, pedagógico, seguridad, comercial, gestión del talento y recursos humanos…).

Desde el punto de vista del análisis del comportamiento no verbal, su aportación también nos resulta interesante. A través de su estudio, podemos identificar el patrón de comportamiento no verbal habitual de alguien. Este patrón puede ser comparado posteriormente con el que tiene esa misma persona en un momento determinado a través del análisis que realizamos de su lenguaje corporal y, en base a ello, estudiar las variaciones que se producen en la conducta del sujeto. Esto aporta una información valiosísima sobre la persona y cómo se siente en un momento determinado.

Si te ha gustado nuestro artículo y deseas recibir nuestras publicaciones semanales, puedes suscribirte a nuestra página www.comunicarconemocion.com dejándonos tu nombre y correo electrónico. También puedes ver los cursos que ofrecemos.
Contacta con nosotros para pedir información. Estaremos encantados de atenderte.

Comments

    • cristina

      Hola Patricia cómo estás?
      Ya he visto que has leído algún artículo (espero que te hayan gustado). Muchas gracias compi por los comentarios.
      Un besote
      Cris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>